MUNDO: A DONDE NOS LLEVÓ EL OTRO YO HACE 20 AÑOS

En plena ebullición de la llamada “música alternativa” en Estados Unidos, poco a poco se expande también a otros países, Nirvana, Smashing Punpkins, Sonic Youth, Pixies, Stone Temple Pilots, reinaban las listas mundiales de popularidad y Latinoamérica no resultaría exenta de dicho sonido. Hacia 1992 aparecerían los primeros álbumes de dos bandas en Argentina que recogerían la semilla de aquella ola gabacha y la complementarían con su propia visión Argentina de su entorno y del mundo mismo. Dichas bandas fueron Babasónicos y El Otro Yo.

El Otro Yo, provenientes de Temperley, Argentina, formados desde su inicio por Cristian Aldana y su hermana Maria Fernanda (quien comenzó en el grupo a los 13 años); aparecerían con un cassette en ese 1992 llamado los Hijos del Alien (que sería reeditado en CD para 1996), su segunda placa llamada Traka Traka apareció en 1994. Ambas grabaciones ya mostraban un estilo que distinguía al grupo como una banda Rock Punk irreverente. Pero sería con su siguiente álbum que definirían por completo su sonido y que marcaría un antes y un después en su carrera.

El álbum Mundo llega en 1995, publicado bajo la propia disquera de la banda (Besótico) y resulta ser un collage entero lleno de ruido, punk, bromas, guitarras, irreverencia, sonidos fuertes a la par melodías suaves, letras a veces simples y a veces profundas pero siempre bien pensadas y llevadas de la mano con el ritmo, la guitarra y el tambor necesario para lograr un impacto en quien escucha el disco. Cabe destacar además (y aunque es algo que siempre se menciona) que la consola de grabación estuvo dentro de un Dodge Polara sin asientos.

El_Otro_Yo_-_Mundo

Mundo consta de 20 canciones, todas entrelazadas con pequeñas grabaciones, bromas, y doblaje de voces, ruidos y pasajes de canciones que podríamos llamar pestañas en donde intervienen grabaciones caseras y hasta música de cuerdas. Algo que ya mostraban desde el Traka Traka pero que en éste en particular lo convierten en una singularidad propia de una grabación más completa.

Para estos momentos los hermanos Aldana se habían completado, después de algunos cambios, con el baterista Ray Fajardo (que ya no los acompaña en estos días), quien muestra una batería punk bastante versátil en cada tema, y sobre todo en los más ponchados. Ni que decir de la singular voz de Cristian que grita de muy buena forma cuando es necesario (que gritos tan chingones) y de la voz melodiosa y calmada de Maria Fernanda, todo esto logra un contraste y un amalgamiento preciso en todo el álbum.

Pero repasemos los temas para ser más puntuales en nuestra apreciación del disco y que puedan ver, el por qué es nuestro disco favorito de El Otro Yo.

El disco inicia con Bocas Sonoras (un Beat Box muy básico pero divertido de menos de 40 segundos), que es quizás una de las mejores formas para prepararnos para todo lo que viene. Bien podría considerarse como una de las pestañas y/o cortinillas, pero sin duda está bastante chida.

AD 90 suelta todo el poder punkero cobijando una letra de critica a la política y al sistema mismo, para echar el slam a gusto y gritonearle al gobierno lo hartas que tiene a las personas.

Dios critica directamente la existencia de alguien que pueda dirigir la vida de las personas con un sonido bastante grungero y gritos que hacen saberte inconforme con la imposición de religiones y de actitudes sociales.

Olvidar es un tema bastante nostálgico lleno de emoción que pretende levantarte después de una pérdida importante, con melodías calmadas que se convierten en gritos que acompañan guitarras tratando de sacar ese dolor para seguir adelante. Una letra exacta.

¿Ya estaban tranquilizándose? No se sientan calmados que llega con vértigo el track 5: Tiburón dispuesto a acabar con tu día de playa y diversión, sientes el temor y angustia acompañadas de mareo. Todo eso creado con guitarras y bataca ponchadas complementadas con gritos y balbuceos de Maria Fernanda. Una pieza única.

69 Uno de los temas más conocidos y emblemáticos de El Otro Yo (que fue sencillo con video incluido) por su potencia musical y sus letras explícitas que definen musicalmente y de manera muy original una de las posiciones sexuales preferida por muchos. La canción la rompe y el coro es simplemente pe-ga-jo-so.

Caries es la forma en que El Otro Yo nos platica una relación amorosa y el gusto por las piezas dentales de la pareja. Un tema calmado con un buen sentido del humor y, sí, romántico.

Dibujito es lo que yo podría definir como una canción de cuna, con una letra positiva y fantasiosa. Un buen experimento en voz de Maria Fernanda.

Agua Bendita vuelve a tocar el tema religioso; imposiciones y como juzgan tus acciones. Me gusta como la canción va creciendo conforme el agua bendita cae y se “limpian los pecados de los hombres”.

A Volar es también un tema muy tranquilo de menos de dos minutos que llena de expectativas positivas, incluso al terminar una relación.

Llévame: 51 segundos simplemente geniales!

Mira: Todo el sentimiento punk con letras rebeldes, gritos y delirio exactos.

Moquiento: Perfectamente acomodada después de Mira, habla de la problemática social que se vive en la urbe y lugares limítrofes. Un retrato crudo y punkero.

Hey Tonto!: Novios posesivos hasta la locura adornada con guitarras poderosas y una batería frenética. ¿Tengo que decir más?

Peligro: La mejor broma hecha canción. Humor negro, voces falsas. Una muestra más de la irreverencia y de la versatilidad del grupo en esta época.

Alegría: Como su nombre lo dice, y contrastando completamente con muchos cortes del disco, es una canción completamente alentadora y positiva, donde se respira un aire adolescente a todas luces.

Paraíso: Una rola bastante suave que habla del paso de la muerte hacia la eternidad. ¿En verdad existe el cielo? ¿En verdad serás y seremos salvados? ¿Esas creencias son correctas? Sublime.

La Ra La: Otra canción muy a la Sonic Youth, resaltando la voz sedante y tranquilizante de María Fernanda. Es tan buena que no necesita ni letra.

Extraterrestre es una crítica más al sistema social y político en una canción un tanto más convencional donde, de nueva cuenta, El Otro Yo, se ríe de todo.

Hombre de mierda: dejando ver su sarcasmo, muestran lo peor del ser humano en un corte de minuto y medio (palabrería, maldiciones, groserías, vulgaridad, etc).

Si ya lo escucharon estarán de acuerdo con nosotros y de no ser así les pedimos de la manera más atenta que se hagan un espacio para escuchar uno de los discos independientes con más poder de mediados de los noventas hecho en Latinoamérica.

El Otro Yo marcaría desde este momento su entrada a las grandes ligas, su posterior internacionalización y un crecimiento sin precedentes para su carrera. Y hablando de creación musical llegarían a uno de sus topes más precisos y regocijables por parte de este escucha. Enhorabuena para este grupo que sigue en independencia y que hace 20 años, nos llevó, con este disco a otro mundo.

Por El Camaleón

El_Otro_Yo-Mundo-Trasera

el-otro-yo-cd-mundo-1995-eoy-caja-acrilica-muy-buen-estado-928101-MLA20273234851_032015-F

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*